Saltar al contenido

Pelotas de Pilates

pelota de pilates

[amazon box=»B07RV4LQS4,B0716BCH8X,B07R71KNH9,B07DFYNXCG,B08796M6JG,B07BWFVGXW,B07K3Y1HC8,B07NVBDLP8,B07F6TLYLH» grid=»3″]

Para practicar pilates tenemos que disponer de un espacio donde ayudemos a mejorar la postura y las condiciones de nuestro cuerpo. Las pelotas de pilates son uno de los elementos básicos para ello, ya que lo que hacen es que mejoren la postura y ayudan a la práctica de los ejercicios de los diferentes bloques. Los ejercicios se realizan en el suelo, sobre una superficie dura y lisa y si tienes un piso de goma, mejor.

Su compra es una buena idea ya que son de material y tamaño muy variables y podemos elegir las que más nos convienen a nuestras necesidades y también a nuestro presupuesto. Existen de diferentes tamaños, los más habituales son los de 35cm de diámetro, son ideales para realizar ejercicios de base y también los de 45cm, que son muy adecuados para ejercicios suaves. También existen las de diferentes colores para que podamos tener varias y alternar con ellas dependiendo del ejercicio, es una buena idea porque nos asegura que no nos cansaremos y podremos seguir con la misma pelota durante varios días.

Existen las de cuero que son ideales para las personas que sufren de tendinitis, ya que con estas pelotas es más fácil realizar los ejercicios de forma correcta, ya que no hace falta tanto esfuerzo porque no estamos trabajando la resistencia muscular.

También existen las de mármol, que son ideales para realizar los ejercicios de los bloques de manera más profunda, ya que el mármol ayuda a trabajar la resistencia de la mano y la espalda, y a mejorar la postura.

Para los ejercicios de la parte baja del cuerpo existen las pelotas de agua, que son ideales para trabajar los glúteos, y los abdominales. Se trata de una pelota de 25cm, de los mismos materiales y de diferentes colores como las pelotas normales, pero con una pequeña diferencia. La pelota de agua va llena de agua y este elemento hace que se deba tener mucho cuidado con la fuerza que se utilice para realizar los ejercicios, ya que si se utiliza demasiada fuerza podemos romperla y quedarnos sin ella.